Header
Sobre Nosotros

Preguntas Hechas con Frecuencia

¿Cuántas porciones diarias de productos lácteos son recomendables para las personas y especialmente los niños?

Los niños mayores de 9 años y adolescentes necesitan 3 tazas al día de productos lácteos, mientras que los niños de 4 a 8 años de edad necesitan 2½ tazas y los de 2 a 3 años de edad necesitan 2 tazas.

Consumir tres porciones diarias de leche, queso o yogurt es una manera simple de adquirir las vitaminas y minerales necesarios para ayudar a crear huesos fuertes, cuerpos saludables y a la vez reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis y otras enfermedades.

Aunque estas porciones son las recomendadas, la comunidad hispana por lo general, consume menos de 3 porciones al día.

¿Porque es importante para los latinos consumir productos lácteos?

El promedio en la comunidad hispana es 1.5 tazas de productos lácteos al día y es recomendado que consuman 3 tazas. Los lácteos contienen vitaminas, minerales que son esenciales para darle a tu cuerpo la nutrición y energía que necesita para mantenerse sano.

La mayoría de alimentos lácteos son una buena fuente de proteínas, y hay que recordar que las dietas altas en proteínas nos ayudan a reducir la sensacion de hambre, prologando la sensacion de saciedad durante más tiempo. En los niños, los productos lácteos ayudan a fortalecer los huesos, los músculos en cada etapa del crecimiento y los dientes.

Finalmente, es económico tomar leche y no otras bebidas. Un vaso de leche cuesta un promedio de 25 centavos por vaso. Onza por onza la leche es más nutritiva y es más económica que casi cualquier otra opción de esas bebidas. Consumir tres porciones de leche, queso o yogurt al día es una manera simple de adquirir las vitaminas y minerales necesarios para ayudar a crear huesos fuertes, cuerpos saludables y a la vez reducir el riesgo de desarrollar osteoporosis y otras enfermedades.

Consumir productos lácteos es importante para el cuerpo, sin embargo, los hispanos no consumen lo recomendado ¿A qué se debe esto en la comunidad hispana?

La venta de la leche ha visto un descenso de un 6.3 por ciento nacionalmente y un 3.5 por ciento en el estado de la Florida.

Igualmente, este cambio ha afectado el consumo de leche, ya que muchas familias y sus niños no están consumiendo la cantidad de leche recomendada.

Hay muchas razones para esto. Por ejemplo, muchos adultos no creen que necesitan consumir tantos productos lácteos como cuando eran niños. Algunos creen ser intolerantes a la lactosa, pero no lo son o no saben que hay otras formas de disfrutar lácteos inclusive si padecen intolerancia a la lactosa. Muchas familias ya no se sientan a la mesa a comer come se acostumbraba en otros tiempos, y no toman leche con sus comidas. Muchos andamos de prisa y se nos dificulta comer de forma saludable. pero existen muchas formas fáciles, rápidas y deliciosas de disfrutar de los productos lácteos dentro de nuestras agitadas vidas.

¿En realidad, resulta fácil consumir las tres porciones recomendadas? ¿Cuáles son las consecuencias de no consumir las porciones recomendadas de productos lácteos?

Una de las consecuencias es que nos volvemos más propensos a desarrollar enfermedades como la osteoporosis, la artritis y otras enfermedades degenerativas de los huesos. Enfermedades que se podrían prevenir con el consumo recomendado de leche o de productos lácteos.

De acuerdo a la Oficina de Salud de Minorías de los EE.UU., los hispanos tienen más tendencia a estar sobrepeso y obesos en comparación con otros grupos étnicos. En un estudio conducido por la oficina, 43% de niños hispanos entre las edades de 2-19 años sufren de sobrepeso. En el 2011, 14% de jóvenes hispanos fueron diagnosticados obesos, y el porciento sigue aumentando cada año.

También, la mayoría de los hispanos asumen que la leche entera (“whole”) es la más saludable porque es la que está menos procesada. Esto no es cierto; la leche de un porciento (“skim”) tienen las mismas vitaminas y minerales que la leche entera, pero es más baja en grasa.

¿Que es la intolerancia a la lactosa, y a que se debe esta condición?

La lactosa es una azúcar natural encontrada en los productos lácteos. La intolerancia a productos lácteos es la incapacidad del cuerpo de digerir lactosa. Es importante saber que la intolerancia a la lactosa es una condición extremadamente individualizada y que en cada persona es diferente. El nivel de intolerancia a la lactosa es diferente para cada persona y es importante que cada una consulte con un médico o un nutricionista antes de realizar cambios en su dieta.

Existen muchos mitos sobre esta condición. Se cree que personas con intolerancia a la lactosa no pueden consumir ningún tipo de producto lácteo. Esta es una percepción común, mas no cierta. Las personas con intolerancia a la lactosa todavía pueden consumir productos lácteos diferentes a la leche, como quesos duros, o yogur bajo en grasa, así como el yogur griego y el queso cheddar. Estos alimentos contienen menos lactosa y pueden evitar los problemas relacionados a la intolerancia. Finalmente, la leche sin lactosa es leche normal, o sea, tiene los mismos beneficios como vitaminas y minerales saludables, pero sin azúcar láctea. Cualquiera puede disfrutar la leche sin lactosa porque ésta provee el mismo conjunto único de nueve nutrientes esenciales que se encuentra en la leche normal.

En el supermercado vemos una gran cantidad de productos que se denominan como “leche” pero en realidad no lo son ¿es esto cierto?

Aunque las bebidas de almendra, soja, coco, o arroz, se puedan encontrar en la sección de productos lácteos del supermercado y se autodenominan como leches, técnicamente no lo son. Sí tienen algunos de los nutrientes de la leche, pero no cuentan con la gran mayoría de ellos. Están tratando de imitar a la leche. Onza por onza la leche es más nutritiva y es más económica que casi cualquier otra opción de dichas bebidas.

Recuerde, no todas las leches son las mismas, no se deje equivocar y lea las etiquetas, ya que no todas van a tener el paquete completo de nueve vitaminas y minerales de la leche natural de vaca para darle a su cuerpo la nutrición y energía que necesita para mantenerse sano.

¿Cómo se puede incluir productos lácteos en las comidas que nos gustan como latinos?

Los productos lácteos se pueden disfrutar en cualquier momento. En el desayuno, por ejemplo, podemos preparar una batida de frutas variadas y añadirle yogur para hacerla más cremosa. También podemos sustituir el agua por leche cuando preparamos avena o la mezcla de panqueques.

A la hora de la merienda es ideal incluir productos lácteos ya que estos proveen energía para sostener el estómago hasta el almuerzo.

Algunas opciones incluyen barras frisadas de yogur con frutas o unos pinchos que incluyan queso suizo o cheddar con manzanas, uvas, y fresas.

Para el almuerzo y la cena es importante recordar que los alimentos deben de ser nutritivos y bajos en grasa para apoyar la salud del cuerpo. Ideas para estos alimentos incluyen sopa de crema de brócoli baja en grasa, sustituir yogur natural griego en vez de mayonesa en partes iguales para tus recetas o una ensalada con frutas y almendras emparejada con un yogur griego pare el postre.

Quick Links

Recipes

Recetas

Sports

Preguntas

Facts

Para Niños

Dairy 101

Novedades

close

SUSCRIBETE

a nuestra lista de correo electrónico para
recibir noticias importantes y actualizaciones

Nosotros protegemos tu información personal.
Lee nuestra política de privacidad.

cow